ESTE JUEVES UN RELATO " FOTOGRAFÍA INSPIRADORA UNA TAZA DE CAFÉ "






SIMPLEMENTE UNA TAZA DE CAFE


 Ella esta caliente… y este clima con este  horrible frío que nos congela
su gran aroma me envuelve y siento que también me desea . Cuando la tomo por la cintura me entibia las manos con su calor como a cualquiera y me enciende el cuerpo de pies a cabeza, mientras me muevo firmemente de un lado a otro, frotando mis manos contra ella y… simplemente se queda quieta.
La tomo despacio, pero muy deprisa para que me contenga y abriendo la boca siento su sabor inconfundible a chocolate un tanto amargo pero muy  dulce que… a mis labios se pega, sintiendo la espuma en la punta de mi lengua, un sabor tan agradable como su color de piel morena
Y  aquel aroma de… ese vapor que emana de aquella taza de café que me mira serena
Pues es este frío que esta que… se las pela, no, no había sentido un invierno tan frío como hoy en aquella cafetería en esta tarde de invierno de lluvia tan intensa.




ALREDEDOR DE UNA TAZA DE CAFÉ


No, no sabía que es lo que podía suceder alrededor de una taza de café
Cuando de pronto lo vi, en frente de mi revolviendo aquella taza de café echándole casi cuatro cucharadas de azucar, mientras mi mente decía… tómame a mi, yo soy más suave, dulce y caliente que ella, tómame a mi, róbame a sorbos de tu boca la piel y mi cuerpo que… aún te desean. Que  yo, te lo aseguro no me quedare quieta, para darte aquel calor que necesitas, pues junto a mi arderás en esta hoguera, que me brota desde dentro del pecho y… que tiene perfume de primavera.  Siénteme despacio y muy suave como aquella taza de café que simplemente esta en frente de ti  muy serena y me dieron ganas de morder aquellos labios y saborear aquel café de su propia boca y sacarle la espuma de la orilla de sus labios con la punta de mi lengua.
Y simplemente me acerque a el muy despacio con una sonrisa que decía… de aquí  en adelante vamos a calentar nuestros cuerpos no solo con  una taza de café. Si no con el calor de  mi piel que… eternamente te espera… pero el se tomo aquel ultimo sorbo de café aquella tarde serena, ni siquiera me vio acercarme, tomo el celular, sus llaves y  un taxi en la esquina de aquella cafetería en realidad salio tan rápido que no imagino a donde iría. y me quede sola, caminando por aquellas calles en aquel atardecer de otoño sin saber que es lo que había sucedido aquel día.
Llegue muy cansada a casa pues estuve caminando por algunas horas por calles que… ni siquiera conocía, y de pronto me quede dormida. Sonó el timbre muy fuerte que me desperté de un salto muy asustada   ¿quien seria?, abrí la puerta media dormida y su rostro apareció muy sonriente con dos tazas de café de aquella cafetería.


Autor : Maria Liberona

18 comentarios:

  1. Es que el café llega a ser tan cautivador, erótico y misterioso como el más cálido misterio que busca ser descifrado.
    Tus textos así lo reflejan y nos invitan a paladear las sensaciones a medida que avanzamos en las palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El primer texto es muy sugestivo, todo lo que una taza de café puede llegar a reconfortar en una fría tarde de invierno. El otro, parece más un sueño...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. una buena taza de café para combatir el frío del cuerpo y tambien del alma ¿por qué no?

    El segundo... promete algo más que un café para dos :)

    Bss.

    ResponderEliminar
  4. Vienes con una mezcla de jueves, parece que has hecho un mix entre el caluroso jueves pasado y este con la taza de café y te han quedado dos textos de lo más cafeteros y calientes.
    Muy sugerentes los dos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Dos relatos que vienen a entibiar el día (muy lluvioso y frío por acá)... el primero, es un elogio a ese pocillo con café que calienta y reconforta; el segundo, muy sensual, ávido para la entrega de amor y calores más erotizantes :)...
    Ambos, tienen un tinte que entibia, y eso viene bien a los sentidos y al corazón.
    Besitos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  6. Suben la temperatura estas dos tazas de humeante café. Alli es invierno pero más parece primavera.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Despues de siete mil intentos !Bieennnnn! lo comentario lo tomó. No soy un robot Bien, bien, bien

    ResponderEliminar
  8. Después de este día frío, junto a mi taza de café, leerte me hizo sonreír, una linda historia que te despierta con aroma a café.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. El primero me encantó, los paralelismos sensuales entre la taza, el café, el paladar, sacaste sabor caliente, muy caliente de una simple taza y de un café.
    Del segundo, partes del café y te adentras en el deseo y lo citas y llega con dos tazas muy colmadas, calientes, dispuestas.
    Besito, uf refrescado con espumitas marinas.

    ResponderEliminar
  10. He vuelto a leerte y observo que no ha quedado el comentario que te dejé, así que vuelvo a comentarte con la esperanza de que esta vez si aparezca.
    Son intensas las sensaciones que nos produce una humeante taza de café, eso es lo que se desprende del primero de tus relatos.

    En cuanto al segundo, sensual, sugerente, ardiente son algunos de los calificativos que se me ocurren para describir ese deseo de que su preferencia no se incline por el café, deseo que de alguna manera se ve cumplido en esa aparición final provisto de dos tazas y una encantadora sonrisa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por volver a comentar y releer, no todos lo hacen gracias espero hayas disfrutado leyendo mi pequeño relato

      Eliminar
  11. Encuentro tu descripción cafetera de lo más sensual. Enhorabuena.

    Además te envidio algo, por el frío que dices que hace por ahí. Es que aquí nos derretimos por momentos.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias por leerme y acá con los fríos que ya no se aguantan, de todas maneras me gusta más el sol, la luz y el calor

      Eliminar
  12. Acertado comentario de Tere (como los demás), has dejado un poco del calor de la anterior convocatoria y este café que nos da calor en el frío. Muy sensual y sugestivo. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias de corazón a todos por su visita realmente me alegra todos sus comentarios, poder compartir con ustedes, a pesar del poco tiempo que tengo

    ResponderEliminar
  14. El primer texto me encantó, es la descripción perfecta de esa taza calienta que ponemos en nuestra mano cuando tenemos frío.
    La segunda tiene un final que no esperaba.
    Muy lindas entradas María!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  15. ¡Pero que sensual eres escribiendo, cómo nos envuelves en el erotismo suave de tus historias! A mi me resulta muy dificil, por eso me pareces genial, amiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, simplemente salio sin pensarlo en realidad jajaja... creo que estaba un poco inspirada...

      Eliminar