ESTE JUEVES UN RELATO” RELACIONES”, SIMPLEMENTE RECORDANDO




Desde el mismo momento en que te vi sentí que era un tanto extraño y divertido que me miraras y me sonrieras desde aquella fila en el banco en la que nos encontrábamos. Y simplemente me hacías señas con las manos y con los brazos tratando de comunicarte, intentando decirme que si después nos podíamos ver, pues estabas un poco lejos para poder hablarme yo solamente asentía con la cabeza y te sentía detrás de mis mejillas sonrojadas tu sonrisa mientras yo de reojo te miraba para poder hablarte y decirte que después de pasar a la caja iba a subir por aquella escalera y que después nos encontraríamos en la puerta de aquel banco.
Pues me acerque a la caja, subí por aquella escalera y luego baje pensándote, mirándote y buscándote por todas partes, no te vi por ningún lado y salí del banco y simplemente seguí caminando sonriendo en solitario, cuando de pronto sentí que alguien se acercaba corriendo y te vi a mi lado, yo con una gran sonrisa en los labios y me saludaste así conversando, mientras seguíamos caminando conociéndonos un poco me hablaste de ti y de lo que estabas haciendo en el banco.
Luego en aquella esquina me despedí de ti diciéndote que me tenia que ir pues en casa me estaban esperando, y no se como me convenciste para que fuéramos a aquella plaza para seguir hablando, me quede poco tiempo y me levante apurada de aquella banca cuando de improviso me dijiste te acompaño, te respondí que bueno y seguimos caminando, hablando de ti, de mi simplemente conversando.
Cuando llegamos a mi casa iba mi madre entrando, tú amablemente la saludaste y seguimos conversando, me preguntaste por mi teléfono y me diste el tuyo para poder llamarte.
Y así nos seguimos comunicando, tú viniendo a casa y muchas salidas donde nos encontrábamos, compartimos muchas cosas, de ti, de mi, de lo que nos había sucedido todo nos contábamos.
Y de pronto en una de aquellas salidas también caminando, estábamos en la misma plaza donde por primera vez nos conocimos y nos encontramos, yo escuchando lo que me decías me senté a tu lado y de un momento a otro mirando tu rostro me encontré en frente de ti abrazándote y besándote los labios…


Autor : Maria Liberona