una convocatoria literaria.este jueves un relato: "borrachos"...

Y era una noche de invierno, cuando tus pupilas brillantes se clavaron como dos estrellas en el cielo dentro de mis ojos negros… y fue una noche de invierno de luna llena cuando derepente te abrazaba en aquel lugar embriagándome suavemente con el perfume de tu cuerpo… tratando de acercarme y tu… simplemente sonriendo y… trataba de hablarte pero estaba embelezado con aquella boca que quise beber por completo, pero era demasiado pronto apenas nos conocíamos en ese momento.
Si fue en una noche traviesa pequeña noche de invierno cuando derepente nos fuimos de aquel bar a un lugar secreto recorriendo las calles los dos sonriendo,y yo  en cada esquina queriéndote dar un beso
y… no había bebido ninguna copa de vino hasta ese momento antes de enfrentarme frente a frente con tu hermoso cuerpo… completamente desnudo y dispuesto. Y así nos fuimos besando y acariciando por completo bebiendo del sabor de tu boca de tus dulces besos… los dos desnudos en aquella cama, en aquella habitación y… sintiéndonos bebiéndonos por completo, mordiendo nuestras carnes, rasguñándonos el cuerpo… y te bebí gota a gota y en aquella noche sin saberlo, si me había enamorado de ti por completo…
y desapareciste sin decir, en medio de la bruma en aquella noche de invierno, no se si tu te acordabas de mi, yo te pensé tanto que el tiempo me pareció eterno…
Y fui a buscarte al mismo lugar a la misma hora en que nos encontramos aquella noche, en aquel momento… y siento unos tacones acercarse mientras yo te miraba de reojo por el espejo… me abrazaste sin decir nada y me diste un fuerte, largo y dulce beso… y mi rostro volvió a sonreír denuevo…
 Bebimos algunas copas de ron en aquel momento, conversando de la vida, lo que nos había pasado desde aquel momento y me contaste que te encontrabas con un antiguo amor…  y desde aquel entonces mi rostro cambio y me quede totalmente en silencio… mientras me hablas y me seguías hablando de aquel amor… y de pronto me fui de aquel bar sin decirte adiós.
Durante aquellos días seguí bebiendo mucho más aún y no sabía como sacarte de mi mente y de mi corazón, tú me palpitabas tan fuerte como aquel dolor que sacaste de mi pecho cuando me dijiste que te encontrabas con un antiguo amor… Y vagaba por las calles sentado en alguna esquina con aquel dolor.
Y bebiendo nuevamente una copa de ron de repente te miro tras de la ventana de mi habitación y te vi con el, quizás con aquel antiguo amor y sentí  en mi pecho aún más fuerte aquel dolor mezclado con algo de furia que… realmente no se que sucedió… y sin saber me vi apuñalándote en el pecho en medió del corazón… 


Autor : Maria Liberona




OTRAS HISTORIAS EN