Al pastor impostor

(Escrito que surgió tras leer los relatos de los jueves con el tema “estamos hartos” )


Al pastor impostor
que a la fe de sus creyentes engaña

Al pastor impostor
que por cada misa
y en cada rezo u oración obtiene ganancias

Al pastor impostor
que… al pobre le pide
en nombre de Dios el peso y el dinero que le falta

Al pastor impostor
que simplemente dice y habla
Y que nunca hace o practica con el ejemplo
de la sagrada palabra

Al pastor imposto
que obtiene vienes
y se cree un dios
sin saber lo que realmente para ello le falta

debo decir que…
simplemente al verdadero Dios no engaña…


Autor: Maria Liberona




Este jueves un relato " Estoy harta "







Estoy harta
De las voces susurrantes detrás de mi espalda
de aquella sonrisa fingida
y de aquellos ojos que… no dicen nada
de ese acto impetuoso
por ser la primera que llega
la primera que dice, la primera que habla
sin un ápice de intentar escuchar
a quien verdaderamente te necesita y te llama
estoy harta
de correr en medio de la nada
sin ningún destino solo por que te dicen, anda
de que el reloj marque aquel tic-tac
y te pregunten .. ay !!!
para que decir si con aquellas preguntas
simplemente me matan
si, estoy harta
de aquellos que me miran extraño
cuando juego, cuando canto, cuando río
simplemente por que tengo ganas
a veces confieso estoy harta de quedarme callada…





Maria Liberona

 nos vemos en   LA BITÁCORAORA 

Hola amigos como están?
bueno yo aquí escribiendo versos para poder desahogarme un poco con todo esto que me ha pasado, un poco triste y desanimada... pues quiero compartir con ustedes un pequeño escrito que he estado realizando casi toda la tarde que en cierta forma relata lo que me ha sucedido hasta ahora, pues es el motivo quizás lo ultimo que se encuentra escrito de lo que ha sucedido hoy...




El diario de una extraña
                                                                                   
Ciertamente todo era extraño para ella en esa casa
Aunque había nacido en ella, se sentía totalmente una extraña
De cabello largo ojos profundos y tez blanca
Aquella pequeña niña se sentía verdaderamente atrapada

En aquellas cuatro paredes donde ni siquiera el sol llegaba
Y de ves en cuando asomaba su rostro, su vista por aquellas altas ventanas
 De puntillas a veces  pues a penas las  alcanzaba

Y le sonreía al viento a veces de madrugada, de tarde y de mañana
y… en medio de las nubes del cielo volaba
muchas de aquellas tardes se le oía conversar en silencio
con las hojas de los árboles que la saludaban

muchas veces su rostro y ella misma tenían una gran inmensa tristeza en el alma
más no sabia por que, muchas veces sus ojos y su mirada se llenaban de lágrimas
mas aun le cantaba al viento, a la luna , al sol  y a aquellas madrugadas
que sin saber por que… de alguna manera la hacían sentir totalmente solitaria

ciertamente todo para ella le era extraño en aquella casa
en aquel departamento donde había vivido desde siempre
simplemente ella se sentía una extraña

aquellos seres la perseguían en cada rincón, en cada lugar de aquella casa
pues sencillamente al oído le murmuraban
aquellas palabras que ella sencillamente no entendía
nadie sabia realmente lo que sucedía ,ni  lo que pasaba

seres extraños habitaban aquel departamento, aquella casa
aparentemente todos lo sabían pero nadie decía nada
y al parecer solo ella los veía pero sus presencias
todos los sentían en aquella casa

ruidos extraños de tarde, de noche y… a veces de madrugada
algunos pasos que venían entrando desde la puerta de la casa
o el tintinear de de los servicios en la cocina como tenedores cuchillos y cucharas

y en aquella habitación al final del pasillo siempre a oscuras por donde nadie pasaba
quizás era el lugar más extraño de aquella casa
el solo andar por aquel pasillo sencillamente aterraba

muchas veces se sentía tan extraña con el cuerpo pesado
y a veces hasta respirar le costaba
en algunas ocasiones simplemente no se movía del lugar en donde estaba

y tratando de olvidar un poco, por un momento todo lo que pasaba
se sentaba en aquel sofá a escuchar aquella música que tanto le encantaba
pues la hacia sentir un poco más relajada y menos asustada
una ves sentada en aquel sofá sintió que volaba
quizás fuera de su cuerpo, mucho más allá de todo y de la nada
no sentía su cuerpo, se sentía realmente liviana

y de pronto al despertar de aquel sueño
abriendo sus ojos cayo de improviso sentada en aquel sofá donde se encontraba
no sabia muy bien lo que había sucedido, no entendía lo que pasaba
y su corazón a mil latidos por segundo aceleraba
tratando de calmarse siguió escuchando aquella música que le encantaba
pero siempre pensando que es lo que pasaba

muchas veces en varios rincones de la casa vio a aquellos seres extraños
y horribles andar, correr por la casa
nunca jamás entendió que era lo que pasaba pues tan solo era una niña
más cuando grande quizás la seguían aun más de cerca aquellos seres extraños de aquella casa

y en tardes o días donde quizás nada pasaba
ella simplemente hablaba con el viento, el sol asomándose por aquellas ventanas
y bajaba al patio a sentarse tranquilamente en aquellas gradas
siempre en silencio completamente solitaria

hablando en murmullos de silencios con aquella rosa roja que le hablaba
nunca entendió lo que aquella rosa le hablaba, pero de alguna forma se sentía acompañada
en aquel jardín de aquel departamento en donde a solas jugaba

pequeña niña ya adolescente de tierna mirada
siempre, tal ves simplemente solitaria
con el murmullo de aquellas voces que le hablaban
y aquellos seres que aun la asustaban

su madre alguna ves le contó
que cuando era niña también le pasaba
pues veía a dos mujeres vestidas de negro muy estilizadas
que la miraban junto a la puerta de su habitación donde se encontraba
y no era la única, pues ella su madre, se encontraba junto a su hermana acostadas en la cama

pero nunca entendió por que sucedía esto en aquella casa

más cuando todos se marcharon de aquel lugar comprando una nueva casa
en el mismo barrio, pues había fallecido su tío que tanto amaba
ya  eran demasiados los recuerdos que allí se encontraban
quisieron dar vuelta la página

más ella sabia, aquella muchacha que… alguien muy amado para ella
deambulando por ahí se encontraba
y decidió acompañada de su querida madre ir a aquel departamento
para invitar a su amado tío a la nueva casa

y así entraron a aquel departamento con mucho temor
y en silencio recorrieron toda la casa, más aquella muchacha
simplemente miraba aquella habitación y abriendo la puerta
entro muy asustada mirando para todos lados
invitando a su tío muy cariñosa y respetuosamente a aquella nueva casa
más el se fue con ellos apenas lo invito la muchacha

mas ella al entrar en aquella nueva casa también se sintió algo extraña
pues al habitarla veía y sentía por las noches que en el living de aquella casa
muchas personas la observaban, viendo algunas sombras
y sintiendo el calor que ellas reflejaban

sintió mucho miedo tampoco entendía muy bien que es lo que pasaba
veía muchas sombras en casi todos los lugares de aquella casa

mas en una de aquellas reuniones familiares uno de sus primos más pequeñito
señalo ver a su tío en el patio de aquella casa
pues todos se encontraban dentro de esta ya que era invierno y nadie estaba fuera de la casa
todos se quedaron sorprendidos y en silencio nadie se atrevió a decir nada

más una noche en que ella se encontraba enferma acostada en su cama
sintió que alguien se sentaba a los pies de su cama
y vio a una mujer mayor de pelo rubio corto y tez blanca
que los pies y las piernas le acariciaba
más no sintió miedo, aun cuando no conociera
a aquella mujer mayor sentada a los pies de su cama
pues aquella mujer con una tierna sonrisa la acompaño toda la noche
hasta  que ella simplemente se quedo dormida

al siguiente día cuando ella se sintió mejor le contó todo esto
a su madre y a su abuela que siempre estaban junto a ella
más su abuela al escuchar aquel relato señalo que aquella señora
era la verdadera dueña de aquella casa

pues habían sido amigas y que el tiempo y los años las habían distanciado de alguna manera
aquella muchacha se sintió muy sorprendida de lo que su abuela le contaba
más su abuela le dijo a su nieta que no tuviera miedo y que aquella persona venia a cuidarla
pues aquella mujer mayor había fallecido hace algunos años y que la hija de esta
le había vendido a ellos la casa

y poco a poco se fueron desapareciendo, yendo lentamente aquellas sombras
que la muchacha veía en aquella casa, mas nunca aquellas sombras
le hicieron algún daño a aquella muchacha, simplemente la observaban

más cuando paso ya el tiempo
su querida y amada abuela enfermo de una enfermedad que realmente nadie esparaba
y que a todos sorprendió y dejo con gran pena y tristeza en el alma

y su querida abuela falleció, la matriarca de la casa
a la cual todos amaban y adoraban
más a aquella muchacha la tristeza la embargaba
pues sin saber por que, ella sabia cuantos meses iba a estar
así de cuerpo presente su abuela a quien tanto amaba


en una de aquellas caminatas con su madre del brazo
le contó la muchacha lo que ella sabía sobre su abuela
pero su madre se negó, no le creyó o no le dio mucha importancia a lo que ella le digiera
más se hizo totalmente real lo que aquella muchacha a su madre le dijera

nadie creía lo que había sucedido, nadie se lo esperaba de veras
y se sintió tan grande y tan vacía aquella casa que era tan pequeña

un vacío, un dolor tan grande una inmensa e infinita tristeza
más el silencio se sucedió día a día en aquella casa y sobre aquella inmensa tristeza

ya nunca nada fue lo mismo sin ella
sin aquel ser tan amado, tan querido por todos
su querida y amada abuela…

todos y todos cambiaron en aquella casa
ya no hubieron más reuniones familiares
ni llamadas al teléfono preguntando de cómo se encontraban

más aquella muchacha se encontraron simplemente solitarias
una al lado de la otra con una gran e inmensa tristeza en el alma
pero aun así crecía ese infinito amor entre ellas
una a la otra siempre acompañadas




Autor: Maria Liberona