Este jueves un relato " replicantes "



No sabía si era realmente yo, o alguien que quería duplicarme
era parecido a mí, con los mismos gestos, con el mismo andar pausado y elegante
el mismo color de cabello, los mismos ojos, los mismos labios, hasta el mismo porte
y… delante de mi andaba cruzándose…
no sabia si era realmente yo o alguien que quería duplicarme
pero le hacia falta algo…quizás un pequeño detalle…
y andaba igual que yo, por las mismas calles
y la gente de alrededor se confundía, y me miraba entre murmullos y voces
yo me sentía un poco extraño…
pero la gente que realmente me conocía,con solo mirarme
sabia aquel pequeño gran detalle…  


Autor : Maria Liberona


14 comentarios:

  1. Ni los gemelos son exactos, y ese pequeño detale...nos hace imposibles de replicar, he ahí la gracia, el quid de cada cual.

    Un relato factible, posible pero muy inquietante, esa sensación de espejo hasta en los andares. Besitos María.

    ResponderEliminar
  2. jjejeje...hay que saber mirar!...los pequeños detalles suelen ahecr las grandes diferencias!
    Muy buen giro le has dado al tema de este jueves!
    =)

    ResponderEliminar
  3. Inquietante y misteriosa miel has derramado hoy en tus letras.
    Un tono diferente, me parece, y me ha gustado también.

    cariños jueveros.

    ResponderEliminar
  4. Nos dejas sin saber cuál era aquel pequeño gran detalle...
    Seguiré buscando.

    ResponderEliminar
  5. Siempre nos quedará ese pequeño matiz único imposible de replicar y de clonar y que nos hace humanos.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Yo también creo que la propia personalidad, esos pequeños detalles que nos hace diferentes y únicos, son imposibles de clonar.
    Muy bueno, breve y curioso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ese quedar colgando de la intriga, surte efecto! No cabe dudas, ya que la imaginación dispara con facilidad. Qué será?
    Cada cual apelará a alguna suposición que intente dilucidar la cuestión, mas solo quien protagoniza el relato es dueño de ese detalle que lo hace único e irrepetible.
    Besos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  8. ya ya mucho decir que no sabías si... que seguías sin saber que...pero el caso es que yo no me sé ese detalle...cuál es ese maldito detalle, maría de las libertades?
    por que quedarme así, in albis es como...maría de las libertadessss..¿me lo contarás algún día? que soy muy fisgón..jaaja
    medio beso.

    ResponderEliminar
  9. Uy me dejaste con la intriga de saber cuál es ese detalle. Pero eso es justamente lo que más me gustó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, claro que nadie que nos conozca bien puede confundirnos con un replicante, ¿verdad?
    Besos, María.

    ResponderEliminar
  11. A ver ¿que detalle? nos dejas curiosos, curiosos. Quien nos conoce bien poco necesita para distinguirnos en la distancia.
    Bueno Maria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Ese detalle que nos distingue siempre y gracias al cual el imposible que cofundamos a aquellos que nos conocen bien. Ese rasgo distintivo, esa elemento diferenciador, esa cualidad única que nos hace únicos e irrepetibles.
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
  13. doy las gracias a todos los amigos que me han leído y dejado su comentario muy agradada y agradecida de verdad y también les pido las disculpas del caso ya que no he tenido tiempo para poder leerlos con calma, la verdad es que he tenido muchas cosas que hacer y ahora que tengo un tiempo en el pc aprovecho de agradecer y disculparme...

    BESOS Y ABRAZOS A TODOS...

    ResponderEliminar
  14. Creo que las personas que nos conocen bien, saben los días que nos comportamos como replicantes, porque no me negaras que a veces parecemos copias de nosotrxs mismxs dependiendo del día. Y que me dices de las personas que nos parecen o nosotrxs les parecemos??? pues que cada persona es única e irrepetible a pesar del parecido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar