Simplemente era algo que siempre pensé, pero que nunca había visto
 Era una fila de gente en aquel cuarto de gran espacio pero muy sencillo de una luz tenue que iluminaba aquel espacio donde en una esquina se encontraba una silla para aquel que... realmente se encontrara agotado y muy agitado
Primero pensé que era algún museo que mostraba alguna obra de arte muy extraña o algún objeto de gran valor o muy antiguo.
Toda la gente hacia fila muy pacientemente para subir por aquella escalera para ver…
Gente de todas partes y rincones aún no conocidos. Habían jóvenes y ancianos, gente trabajadora y estudiantes de muy respetadas universidades que optan en sus carreras por un gran titulo. Gente que hacia fila más de una hora para subir por aquella escalera buscando…quizás el infinito, un cielo profundo que los calme, que les diera esperanza y paz por algunos segundos… que tal vez para ellos fuera realmente infinito.
Pero realmente tras aquella luz fulgurante detrás de ellos en aquel muro, se reflejaban sus propias sombras que ocultaban sin saber, en el cotidiano ir y venir de esta ciudad que ciertamente parece un abismo…


Autor :Maria Liberona

Mucho más arte para leer y observar en casa de matices

21 comentarios:

  1. Como tú he enlazado la luz a la esperanza, a mi me daba ese mensaje...

    (Ya veo que has conseguido la imagen) :)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Maria, me gusto mucho como has llenado, ese cuarto frio, de cálida esperanza, el dia a dia, el ahora, es quizá lo mejor que poseemos cuando dejamos espacio en nuestro corazón a la luz del mañana...Besos...Llenos de esperanza...Lucia.

    ResponderEliminar
  3. Precisamente esta luz es una oportunidad para encontrarse con uno mismo. Con todos los ruidos que existende en la vida, hay que buscar el silencio para entrar en nosotros mismos y explicarse el mundo de otra manera.
    Un abrazo
    Carmen Andújar

    ResponderEliminar
  4. Para cada sombra existe una luz y viceversa. Lo importante es subir esa escalera y dejar atrás la oscuridad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Al menos es una cola que sirve para algo, para mantener la esperanza. La espera en este caso produce ilusión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. una prueba de fuego: ¿nuestros temores, nuestras interioridades,realmente somos capaces de verlas o verlos?
    esto leo en el mensaje que considero destacable de tu texto...
    en la ciudad,en nuestras soledades, somos unos..cada cual con su peso a cuestas, peso liviano o pesado...es lo mismo, somos lo que somos de piel para adentro..¿cómo no, entonces, buscar ese alivio al que haces referencia aunque sea mirando por...? maría, desde mi punto de vista, cuando una persona vislumbra una luz aliviadora, hacia ella se dirigirá consciente, incluso inconsciente menete. somo seres con tendenciaa buscar la felicidad o, lo que es lo mismo,con tendencia a buscar el-no-sufrimiento...
    medio beso...

    ResponderEliminar
  7. Efectivamente es como tu lo pensaste, buscar el descanso o la razón de la existencia de uno mismo.
    Lo que pasa es como en el cuadro, las señales son muchas y a veces equívocas.
    Nada como tener los pies en el suelo y no dejarse deslumbrar.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Pienso que es una buena excusa para hacer esta interminable fila, ir al encuentro de la esperanza. Supongo que andamos muy necesitados de ella. Y aquí está bien reflejada en esa luz, que todos esperan.

    Bss.

    ResponderEliminar
  9. Una pequeña luz de esperanza,hace que valga la pena aquella larga espera...
    Muchas graciasss amigos por leerme y comentar... saben pensé que el texto no fuera muy entendible...

    ResponderEliminar
  10. "Y cuando se cierra una puerta...se abre una ventana" Quizás todos ellos hallaron la puerta cerrada a sus expectativas, se hicieron preguntas y uno tras otro fueron a ver que les brindaba aquella luz, aquel calor que parecía manar de su resplandor para confortar sus inquietudes proyectando sus temores y sus dudas en la pared. Describes con claridad lo que seria la luz de la esperanza. Un besito

    ResponderEliminar
  11. Búsqueda de esperanza, un rayito de luz que les devuelva la fé, dejando atrás a sus espaldas, la sombra de su cotidianeidad. Luces y sombras que siempre nos acompañarán.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Ah, si usaramos esta visión del cuadro como examen psicológico daríamos un resultado similar, lo que vemos es lo que somos.
    Besos María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Carlos me gusta y me hace pensar lo que has escrito...lo que vemos es lo que somos...creo que es muy cierto ...

      Eliminar
  13. Nadie ha mirado el reloj, nadie compara la espera con la sombra, nadie se deja llevar por la aparente apatia....vamos a la luz.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Prescindes de casi todos los componentes menos de la formacion de la cola, protagonista de la busqueda de algo auque no sepas que es lo buscado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel creo que siempre se esta buscando algo, aunque verdaderamente no se sepa o no se tenga muy claro lo que es

      Eliminar
  15. un abismo... allí hay algo, creo que majestouso... un abismo también lo es... es cuestión de caer o animarse a volar... :D un beso

    ResponderEliminar
  16. Es una imágen desoladora la que presentas. Aquellas personas buscando una esperanza, queriendo ver un cielo, y lo que les devuelve la ventana es el reflejo de sus propias sombras, desilusión al final.
    Te dejo un gran beso

    ResponderEliminar
  17. Es increíble cómo todos van a la luz. Nadie hace la fila para ir al lado contrario.
    Como bichos, todos encandilados con la luz.

    BACI

    ResponderEliminar